Kayaks rígidos

Un kayak rígido está fabricado con un material duro y de gran resistencia, generalmente plástico y derivados. Su capacidad de maniobrabilidad y grado de precisión son muy superiores a los kayaks hinchables.

Están hechos para tener una alta durabilidad y protección contra los rayos UV. Por eso no tienes que preocuparte, siempre que elijas kayaks de calidad.

Tipos de kayaks rígidos

Los kayaks rígidos pueden ser de al menos dos tipos: sit on top y sit in top.

  • Sit on top (autovaciables): también se les conoce como kayak abierto. Son aquellos en los que el palista está sentado sobre la embarcación. Sólo toca ésta con el culo, los pies y las piernas. Son perfectas para los principiantes. No se sumergen, son muy anchos y te aportan una buena estabilidad. La principal desventaja es que son menos rápidos.
  • Sit in top (cerrados): son los kayaks más parecidos al modelo original. Vas sentado dentro de la embarcación y tu cintura va cubierta por un faldón para evitar la entrada de agua. Son menos estables, pero más rápidos. En este caso sí se sumergen, por lo que debes perfeccionar la técnica. En algunos casos, los fabrican los propios palistas.

Pueden ser de 1, 2 o 3 plazas. Varían en tamaño (eslora y manga), color y características. Por ejemplo, si son autovaciables enfocados para la pesca o el uso en el mar, pueden llevar una gran cantidad de complementos y accesorios de pesca, como sonda o cañero.

En algunos casos, los kayak sit on top pueden llevar pedales o se los podemos instalar para poder tener un mayor control de la embarcación.

¿Qué ventajas tienen los kayak duros y rígidos?

  • Tienen una gran resistencia, pero su peso es mayor que los hinchables.
  • Son fáciles de reparar en caso de que se rompan.
  • Son bastante asequibles de precio y puede ser plegable o modular.

¿De qué están fabricados los kayaks?

Los kayaks de tipo rígido están fabricados de diversos materiales, generalmente de plástico o fibra de vidrio:

  • Plástico polietileno: son baratos, tienen una gran resistencia a los impactos con piedras o conchas y aguantan mejor las ralladuras. Resulta también más agradable al tacto. Es mejor guardarlos a la sombra, aunque muchos ya incluyen tratamiento para protegerlos de los rayos del sol.
  • Fibra de vidrio: son más fáciles de reparar, aguantan mejor los rayos UV, son más rápidos y rígidos que los de polietileno, si bien el precio es mayor. En cambio su resistencia a los golpes y las ralladuras es inferior a los de polietileno.